Congestión portuaria de buques y contenedores continuará impulsando las tarifas de fletes hasta el segundo trimestre de 2022

Asia, EE.UU. y Europa concentran gran cantidad de buques en sus puertos en plena temporada de envíos navideños

Un mapa sobre el nivel de congestión en muchos de los principales puertos del mundo puede reflejar la situación de las cadenas de suministro y permitir a la carga evitar los cuellos de botella sin precedentes que trastornan el comercio mundial.

No es de extrañar que los armadores y operadores se muestren ansiosos ante la perspectiva de que un buque se vea atrapado en una congestión, ya que los retrasos en los movimientos de mercancías pueden ser a menudo costosos y perturbadores. Con un total de 2.366.401 TEU (10% de la flota activa de contenedores) actualmente en espera en todo el mundo, la congestión es un factor importante que influye en la disponibilidad de los buques y en las tarifas, mientras las economías mundiales siguen intentando recuperarse este año tras la pandemia.

Asia

El número de portacontenedores anclados frente a los puertos de Shanghái-Ningbo, el mayor centro de comercio exterior de China y del mundo, el viernes 5 de noviembre, alcanzaba los 248, 31 menos que la media de abril a octubre, mientras que su vecino más pequeño al norte, el puerto regional de Tianjin, contabilizaba 14 portacontenedores en espera, 11 más de lo habitual.

En el segundo punto de mayor concentración de recaladas de Asia: Hong Kong-Shenzhen, el recuento de buques se situó en 221, 30 más que la media, mientras que su vecino del sur, más pequeño, Qinzhou, registró un máximo de 10 portacontenedores.

Reportes indican que los niveles de congestión en China alcanzaron un máximo de 361 buques a finales de julio, cuando el tifón In-Fa azotó el este de China, restringiendo el acceso a los principales puertos, como Shanghái y Ningbo. Al no poder entrar en los puertos con seguridad, las colas se acumularon y provocaron nuevos trastornos en los horarios. Desde entonces, en los últimos tres meses, se ha observado que la congestión de contenedores ha disminuido gradualmente en China.

Singapur, que bajó desde el máximo del lunes 1 de noviembre cuando contó 53 buques en espera-17 buques más de lo habitual- que lo ha llevado a reflejar una tasa de congestión del 48,2%, o 10,5 puntos porcentuales más que la mediana. En la vecina Malasia, Tanjung Pelepas vio aumentar su congestión neta en 30,5 puntos, hasta el 57,1%, y Port Klang aumentó su congestión en 7,5 puntos, hasta el 37,1%.

EE.UU.

El sur de California siguió siendo un caos logístico, con al menos 79 buques esperando para descargar en el principal complejo portuario del país: Los Ángeles y Long Beach (LA-LB). Distintos reportes indican que los portacontenedores a la gira en LA-LB han seguido aumentando significativamente desde julio de 2021 en EE.UU. La congestión fuera del puerto aún no muestra signos de alivio y está contribuyendo a la falta de capacidad de los buques que se observa actualmente a nivel mundial, presionando a las tarifas cada vez más ajustadas. En octubre, las tarifas Post Panamax han alcanzado la asombrosa cifra de US$130.000/día, lo que supone un aumento de más del 300% en comparación con esta época del año pasado.

El número de buques frente a Savannah (Georgia), el cuarto puerto más grande de EE.UU., descendió al nivel más bajo desde el 4 de octubre. Los fondeaderos vecinos de Charleston (Carolina del Sur) y Fort Lauderdale (Florida) 11 y 10 portacontenedores a la gira, respectivamente. Los registros más altos en ambos casos

Durante los periodos de gran congestión, los puertos utilizan el mayor número posible de terminales y sitios de atraque para maximizar el rendimiento. Sin embargo, esto puede añadir más presión a las operaciones portuarias y aumentar la duración de las recaladas, haciendo que los tiempos de espera aumenten aún más.

En medio de este panorama siguen luchando por mantener el ritmo de la producción, lo que les obliga a operar las 24 horas del día para despejar los contenedores atrasados. También están dando prioridad a la devolución de los contenedores vacíos a Asia, y muchos puertos de importación cuentan con patios de almacenamiento llenos de contenedores vacíos. Esto significa que los puertos de origen carecen de contenedores donde embarca los bienes exportables, lo que provoca más retrasos y mayores costes.

Los problemas de la cadena de suministro también contribuyen a la congestión portuaria, ya que los conductores de camiones no pueden despachar el gran número de contenedores que hay en el puerto, produciendo retrasos en el traslado de los contenedores desde los centros de almacenamiento.

Dado que el 40% de los bienes contenerizados ingresan en EE.UU. a través de LA-LB, estos retrasos son más que significativo para las importaciones estadounidenses.

Se espera que esta congestión se mantenga durante un tiempo, ya que otros 46 buques portacontenedores están en ruta para arribar Long Beach/Los Ángeles en esta y la próxima semana.

Europa

En Europa, el puerto griego de El Pireo siguió marcando nuevos máximos, ya que los 29 buques contabilizados en su fondeadero superaron en uno el recuento de esta semana. También son preocupantes los hechos en el puerto de Felixstowe que concentra el 40% de las importaciones contenerizadas en el Reino Unido, donde al igual que los puertos de la USWC, la mayoría de los portacontenedores transportan productos manufacturados procedentes de centros de exportación en China, desde juguetes, equipos de fitness, productos eléctricos y ropa hasta alimentos congelados.

El puerto ha recibido alrededor de un 45% menos de contenedores este mes en comparación con el mismo periodo de 2020, y alrededor de un 50% menos que en el mismo periodo de 2019. Esto sugiere que el puerto está luchando con los tiempos de entrega, ya que una grave escasez de conductores de HGV y la congestión de la terminal significa que los bienes no están abandonando el puerto lo suficientemente rápido como para despejar el espacio para un flujo constante de nuevos contenedores.

¿Qué viene?

Diversos análisis plantean quela congestión portuaria no sólo ha influido en las tarifas de los buques, sino que también ha repercutido en las cadenas de suministro, ya que los enlaces de transporte luchan por mantener el ritmo pese a la Congestión

De acuerdo como especialistas como VesselsValue sería posible observar la calma en la demanda tras el fin del periodo navideño y el Año Nuevo chino. Esto podría aliviar ligeramente la congestión, aunque es probable que se prolongue al menos hasta el segundo trimestre de 2022, periodo en el fenómeno continuará impulsando los máximos históricos de las tarifas de flete.

Por MundoMarítimo

Abrir chat